Residencial      Corporate       Hospitality      Seguridad      Bang & Olufsen

Contacto

samsung the wall
Samsung The Wall

Cuando observamos la Samsung The Wall nos encontramos ante una pantalla modular con tecnología Micro LED pensada para ofrecer experiencias de visualización envolventes en un formato gran tamaño y en alta resolución. Debido a esa cualidad modular, es posible configurar cualquier medida y adaptarlo a según qué propósitos y espacios en infinitas relaciones de aspecto que necesitemos.

Tecnología MicroLED

La tecnología MicroLED nos propone una relación de contraste nativo similar a la de los paneles OLED debido a que cada diodo es autoemisivo (emite su propia luz), pero su capacidad de entrega de brillo es sensiblemente mayor que la de OLED. Además, los diodos LED que se utilizan en la fabricación de los módulos MicroLED son inorgánicos, por lo que son relativamente inmunes a la retención de imágenes en algunas zonas del panel a medio o largo plazo.Una pantalla MicroLED es una nueva forma de pantalla que consiste en matrices de LEDs microscópicos que forman elementos de píxeles individuales. MicroLED utiliza LEDs no orgánicos, lo que significa que cada píxel puede encenderse o apagarse individualmente.

Aunque una pantalla MicroLED también es una pantalla emisiva, sin embargo, a diferencia del OLED, el MicroLED no depende de compuestos orgánicos para crear luz. Las pantallas MicroLED ofrecen negros perfectos, colores excelentes y una visión casi perfecta fuera de ángulo. Y como las pantallas MicroLED pueden combinarse en pantallas más grandes, desde el punto de vista de la fabricación no hay límite en el tamaño de la pantalla.

The Wall tiene un diseño infinito sin biseles en todo su perímetro. Además, Samsung también ofrece marcos deco personalizables para un acabado refinado alrededor de los bordes, lo que permite que la pantalla se integre perfectamente en su entorno. Al ser un MicroLED modular, el Wall Luxury puede configurarse en diferentes tamaños y resoluciones. Estos módulos se unen como piezas de Lego y, una vez combinados, la superficie de la pantalla completa parece uniformemente plana: no se nota ninguna variación en los ángulos.

Reescalado

The Wall se alimenta del Quantum Processor Flex y de un motor de calidad de imagen de IA. El Quantum Processor Flex es un motor de calidad de imagen basado en el aprendizaje automático que analiza millones de imágenes para aumentar automáticamente la escala de la imagen original de baja resolución, según la pantalla. Esto se traduce en que la pantalla ofrece una calidad de imagen optimizada escena a escena, independientemente de la resolución de la fuente original.

Colores,negros, nitidez y (no) ruido

La imagen es extraordinariamente nítida, limpia y tridimensional. Y como los píxeles individuales pueden activarse o desactivarse, significa que las zonas negras de una imagen son completamente negras, por la sencilla razón de que los píxeles de esas zonas no emiten ninguna luz.

La tecnología del Samsung The Wall se basa en el uso de un procesador Micro AI (Inteligencia Artificial) que analiza cada segundo del contenido en tiempo real y optimiza la calidad de la imagen mientras elimina el ruido.

A un metro de distancia ya no podemos distinguir los píxeles, por lo que nuestra percepción de la nitidez y el detalle es muy convincente. El componente clave de esta innovación, como hemos visto, son sus minúsculos diodos LED inorgánicos. Los paneles más avanzados de la marca surcoreana tienen un pixel pitch de 0,6 mm.

Destaca la gran capacidad de la tecnología MicroLED para delinear el color y el contraste con tanto volumen y rango dinámico. El rendimiento cromático de The Wall goza de una mezcla de enorme viveza y sutileza casi infinita que enfatiza aún más la naturaleza de nueva generación de MicroLED. De nuevo, sin embargo, es importante destacar que nada de este espectacular rendimiento del color parece “incorrecto” o forzado.

Desde un punto de vista técnico los mayores retos son la gestión del calor y la densidad de píxeles. Los diodos LED son muy eficientes, pero cuando deben entregar picos de brillo elevados disipan una parte de la energía que reciben en forma de calor. Las víctimas de las altas temperaturas no son los propios diodos; lo son las soldaduras que los fijan al sustrato sobre el que están colocados debido a que podrían degradarse.

En Samsung aseguran haber resuelto este desafío consiguiendo que la matriz de diodos disipe el 35% de la energía residual en forma de calor hacia delante, y el otro 65% hacia atrás. Según la marca surcoreana esta capacidad de transporte de energía calorífica asegura que las soldaduras no se degradarán.

Además cuenta con distintas tecnologías como es el caso de la función Multi View de forma que se puede reproducir de forma simultánea hasta cuatro fuentes en una sola pantalla o la tecnología Black Seal, que permite obtener niveles de negro más puros al minimizar el impacto de la luz externa con una película de reflexión ultrabaja.

Junto con el procesamiento de 20 bits, la tecnología Black Seal y el procesador Micro IA, se pueden instalar dos pantallas 4K de 146 pulgadas una al lado de la otra para crear un formato 32:9 con una función desmontable que crea toda una pared con una excelente calidad de imagen.

Samsung ha presentado oficialmente tres nuevos modelos en 2022 de su tecnología de visualización de última generación en la feria Integrated Systems Europe (ISE) 2022, celebrada en Barcelona, España. Esta nueva tecnología se ha acuñado como el futuro de la tecnología Micro LED. En particular, el modelo IWB está diseñado para ofrecer una experiencia de visualización inmersiva de gran belleza y alta resolución.

Para los compradores interesados, la nueva pantalla ya está disponible para su reserva en todo el mundo. Algunas de las características más destacadas de The Wall IWB son la multivisión para la reproducción simultánea de varias fuentes, los niveles de negro puro, el procesamiento de 20 bits, un brillo máximo de 2.000 nits, una frecuencia de imagen de 120 Hz, HDR10/10+ y LED HDR.
Samsung también ha presentado The Wall All-in-One, que lleva el nombre de modelo IAB. Estará disponible en tres tamaños, 4K de 146 pulgadas, 2K de 146 pulgadas y 2K de 110 pulgadas, con una resolución estándar de 16:9. El modelo Wall All-In-One viene con características como un reproductor multimedia S-box y ofrece una costura preajustada, y un “kit de marco preensamblado” para facilitar la instalación.

El Wall Luxury también tiene dos modos de visualización: El modo de entretenimiento y el modo de ambiente. En el Modo Entretenimiento se hacen todas las cosas habituales del televisor, desde ver televisión y películas en directo hasta jugar y acceder a los servicios y aplicaciones de la televisión inteligente, como Netflix, YouTube y Apple TV. Se puede controlar por voz a través de Bixby y se integrará muy bien con el ecosistema SmartThings IoT de Samsung.

Por otro lado, el Modo Ambiente es para cuando no estás usando activamente el televisor. Al igual que el Modo Ambiente de los televisores QLED de Samsung, este convierte la pantalla en algo que no es un lienzo negro gigante colgado en la pared. Por ejemplo, puedes hacer que actúe como un marco de fotos y muestre pinturas famosas del mundo, o puedes cargar un fondo de pantalla digital para que la pantalla se mezcle con el fondo de pantalla real que hay detrás. Samsung afirma que los diodos autoemisores de The Wall tienen una vida útil de 100.000 horas, es decir, unos 11,4 años si se deja el televisor encendido las 24 horas del día.
Quienes puedan permitirse The Wall Luxury probablemente estén interesados en otros aspectos de un sistema de entretenimiento doméstico de lujo, como los altavoces de alta gama y la automatización del hogar. Para ello, se supone que The Wall Luxury se lleva bien con las soluciones de audio de Harman Luxury Audio y Steinway Lyngdorf; las soluciones de domótica de Control4, Crestron y Savant; y las soluciones de monitorización remota de Domotz, Ihiji y OrvC.

Por último: los accesorios. Debido al diseño sin bisel de The Wall, el único lugar donde se puede añadir un toque personal es el marco de la pantalla, que tiene unos 30 mm de ancho. El marco predeterminado es el “Décor Frame”, que tiene un acabado metálico que lucirá bien en la mayoría de los espacios, pero es posible cambiar su color o textura.